Se encienden las luces.

PEREGRINO.– Estamos a fines del siglo XVI en el norte de España o Mediodía francés a uno u otro lado de los Pirineos.
La persecución religiosa y política desplegadas por la Contrarreforma y la Inquisición llena de sangre, con ejecuciones y tormentos a los que no se someten a un papado corrupto, y no desean abandonar las tradiciones sapienciales y antiguas de sus ancestros, ritos y creencias de origen arcaico aún vigentes en las ceremonias mágicas y teúrgicas que mantenían algunos iniciados.
No debemos pensar que nos estamos refiriendo exclusivamente a un tiempo histórico determinado, sino al fanatismo religioso y a la impostura moral que son constantes en las sociedades humanas.
Asistimos en el medio de la fronda a uno de estos ritos, a un aquelarre auténtico, donde la magia y la teúrgia se dan de la mano para fecundar nuestro mundo.

MÚSICA.
Telón abre a decorado de bosque nocturno.
Entrada musical con chasquidos y silbidos para alejar los espíritus inmundos y purificar el lugar.
En este momento s eencuentran con una caravana de hombre, mujeres y niños, de diversa condición, los que en medio de bellos cantos se dirigen en forma ordenada al Sabath.
Se intalan, llevando antorchas, en círculo. Aparecen unas mujeres –las brujas–, que transportan un poste sacrificial que colocan en el centro del escenario, sentándose enrededor. Los asistentes forman un círculo más grande, rodeándolas.
Las brujas comienzan a hacer algunos gestos, lentamente van ordenando sus elementos alrededor del eje, sacan unas copas de unos bultos, consagran y bendicen sus pócimas y ungüentos y se sirven y se untan ostentosamente. Prenden el fuego central dos de ellas y gesticuln entre sí.



PRIMER ACTO.

BRUJA 1.– Silencio, hermanas, va a comenzar nuestra ceremonia. Bebamos el brebaje y untémonos con nuestras pomadas hechas con los elixires de la naturaleza y hagamos las ofrendas acostumbradas. Silencio, hermanas, invoquemos con toda el alma a nuestro amo y comencemos a brindar por la salud de las estrellas.

BRUJA 2.– Levanto mi copa por la fértil luna, equívoca y obediente, caprichosa reina de la noche. (Bebe).

BRUJA 3.– Por el alado Mercurio, el mensajero secreto del Demiurgo del mundo. (Bebe).

BRUJA 4.– Brindo por la tersura del amor. Por la juventud sin barreras. Por la unión orgiástica con el cosmos invisible. (Bebe).

BRUJA 1.– Por el bendito sol de cada día y por la belleza y la majestad radiante del macho cabrío. (Bebe).

BRUJA 5.– Por la fuerza marcial del rigor y el carácter indomable del rito. ¡Acude a vengarnos, dios de la guerra!. (Bebe).

BRUJA 6.– Bebo en homenaje al señor más dulce y comprensivo, a la salud de nuestro padre arquetípico. Venga a nosotros la magia del verbo y la transformación del amor. (Bebe).

BRUJA 7.– A tí, melancólico antiguo, que permanentemente recuerdas la memoria del mundo. (Bebe).

BRUJA 8.– ¡Y a ti, Calodemon, príncipe de príncipes, que reúnes toda la potencia de los planetas!

(Lentamente comienzan a hacer como una ronda alrededor del eje).

BRUJA 9.– Invoquemos al señor de la sangre.

BRUJA 10.– Al amo de la noche.

BRUJA 7.– El señor del país de los muertos y soberano de los dioses del inframundo.

BRUJA 6.– Nuestro sacrificio anuncia nuestro viaje por las regiones siempre vírgenes.

(Inmediatamente se ilumina el poste central, se aviva el fuego, se apagan las antorchas de los asistentes al aquelarre y en medio de una gran llamarada aparece el Diablo caracterizado con los atributos de Macho Cabrío).

DIABLO.– Se dice que los ángeles cohabitaron con las mujeres de los hombres, viendo que éstas eran buenas. No soy sino un ángel caído entre vosotras. Podéis enrularos en mis cuernos, ensortijar mi barba de chivo, desenrollar mi cola. Susurrar suavemente mi nombre. Y hasta olerme y aspirarme con mucha concentración y calma. Una mirada lenta y demorada sobre mi cuerpo, que lo abarca todo. ¿Cómo sino entregarse a la imagen candente de la belleza?

BRUJA 6.– Nosotras no te amamos secretamente.

BRUJA 8.– Eres el amo al que nos enorgullecemos en servir.

BRUJA 7.– ¡El príncipe más poderoso!

BRUJA 5.– Sin tu rostro no veríamos el rostro.

DIABLO.– Penetro en vosotras y me posesiono de todos vuestros fluidos. ¿Qué sería del Universo sin nuestras gloriosas cópulas?

BRUJA 3.– Nuestro amado nos espera en lo más secreto de la gruta.

BRUJA 4.– ¡Como rocío recorre nuestra piel!

BRUJA 7.– Su lengua de fuego todo lo trastorna.

BRUJA 1.– Terremoto y ciclón es su llegada. Ante su presencia los torbellinos se expanden por doquier y a él retornan constantemente impregnados de la sexualidad de todo el orbe.

BRUJA 1.– Su manifestación es un orgasmo perenne del que surgen todas las cosas, las que vuelven a él por el deseo que les provoca. Copula místicamente al mismo tiempo con todas nosotras.

DIABLO.– Esperad un momento, amadas hijas y hermanas, sofocad un poco vuestro ímpetu que tengo que decir unas palabras.
(Hace una pausa grave, se adelanta hacia el foro y luego, con voz fuerte y vibrante, y mirando fija y febrilmente al vacío de la sala)
Quiero dirigirme a vosotros, inquisidores oficiales, entidades mecánicas y seguras de sus buenas costumbres y sus estrechos criterios higiénico-morales y económico-políticos.

BRUJA 7.– Bendita sea la generación. Benditos los frutos de la tierra. La savia del mundo cohabita despreocupadamente.

BRUJA 6.– Plena de lujos.

BRUJA 8.– Turgente de frutos.

BRUJA 7.– Ausente de afanes.

BRUJA 3.– La noche como una hembra en celo dispuesta a ser fecundada.

BRUJA 1.– Deseando ser penetrada por el Macho Cabrío, por el chivo antiguo y tenaz.

DIABLO.– ¡Iniciáos en los misterios de la sexualidad, hermanas!

(Se vuelve hacia el centro donde anteriormente se encontraba, y los reflectores iluminan a una mujer desnuda, de gran belleza, otra bruja, virgen, que se inicia tendida en una mesa-altar).

BRUJA 6.– Tu olor fermenta la sangre.

BRUJA 5.– Tu fetidez estalla en la sangre.

BRUJA 8.– Tu presencia es nuestra unión.

BRUJA 3.– (Ansiosa). Apaga señor nuestros deseos.

BRUJA 1.– Satisface nuestra sed de conocer.

DIABLO.– Comulgamos con el mismo vino. Extraemos nuestra energía del lugar de los difuntos. Crecemos con las exudaciones de las piedras y las nieblas de los bosques, y nos transformamos en animales fabulosos. (Al público). Jamás vosotros podrías haber imaginado algo similar. (Nuevamente vuelve a quedar extático y febril hablando al vacío de un auditorio invisible). Deshonráis a la mujer del pobre y lo arrojáis a la violencia y a la desesperación. Despreciáis y ejercéis vuestra crueldad sobre aquél que no puede defenderse y le imponéis una realidad subhumana. Para vosotros las mujeres son objetos que debéis aprovechar y destruir. No sabéis lo que se oculta en el fuego porque creéis que sólo vuestros deseos son importantes.

BRUJA 1.– (Pensativa, mirando al Diablo). ¡Cuando me una con mi amado todo temor desaparecerá! (Volviéndose al público). Parece un sueño que seáis vosotros quienes nos condenen...

BRUJA 7.– El orgullo os impide acercaros a la vida. La soberbia de vuestra mentida humildad os convierte en mediocres.

BRUJA 3.– No sabéis lo que es la vida, sino que creéis que ella obedece a la ley y grosería de vuestro antojo y provecho.

BRUJA 9.– Coláis el pajarillo y os tragáis el camello.

DIABLO.– ¡Invirtamos toda la cuestión! Es nuestro turno para devolver el golpe.¡Ninguno de entre vosotros puede hablar en nombre de lo sagrado! ¡Malditas sean vuestras acciones! ¡Que los rayos aniquilen vuestros pensamientos! ¡Vuestro Dios es ateo!
(Dirigiéndose nuevamete a un público imaginario ubicado en el vacío. Lo mismo hcen todos hasta el fin de acto, o sea, que se refieren a un público "ideal" que por momentos es la asistencia concreta del público oyente).

BRUJA 3.– Se impacienta la sangre ante vuestra estulticia. Se revuelve nuestro deseo de amor al despreciaros. Al veros tan ridículos como mal intencionados. Sólo pompa sin alma.

BRUJA 9.– Sin carne, sin sangre, pobres y pálidos muñecos fofos a los que no anima ningún espíritu.

DIABLO.– Sólo nosotros conocemos el verdadero placer, porque jamás se nos ocurrirá ni pesarlo ni medirlo. Por otra parte si no fuera por vuestra imbecilidad no serían posibles tales deleites.

BRUJA 6.– Creéis que la castración es virtud, o fingís creerlo, y por resentimiento la queréis imponer a los demás.

BRUJA 9.– Porque disfrutáis en mandar y ser obedecidos, en ejercitar vuestro poder de corto alcance y de respuesta inmediata y segura.

BRUJA 10.– Así fuese cualquier cosa la que dispongáis o queráis imponer.

BRUJA 7.– Cuanto más desgraciada y perversa más la gozáis.

BRUJA 10.– Cuanto más confusa y literal más os place.

BRUJA 9.– En esto radica vuestra ciencia. Esta es vuestra sabiduría.

DIABLO.– La restricción física y mental es vuestro lema. Imponerla con violencia vuestro fin. Vuestra fuerza radica en la bestialidad de la ignorancia. Y lo peor de todo es que sois legalistas, y en esta ignorancia se inspira vuestra ley.

BRUJA 1.– De todas las posibilidades de la vida habéis elegido la hipocresía.

BRUJA 4.– Sois cómplices en la destrucción de este mundo.

BRUJA 8.– (Haciéndose la interesante). Nosotras no estamos en vuestro libreto.

BRUJA 5.– Zarandéalos, estrújalos, olvídalos.

BRUJA 3.– Ni siquiera son capaces de mirarnos.

BRUJA 6.– Muéstrales aquello que les gusta.

BRUJA 8.– Eso sólo a mi Señor.

BRUJA 4.– Tienen miedo.

BRUJA 7.– No es con vosotros, beatos, religiosos y delicados policías... No es con vosotros, grotescos de fingida ciencia...

BRUJA 2.– No es con ustedes con quienes compartimos nuestra gracia y a quien damos nuestro tesoro.

BRUJA 6.– No nos compran vuestros abalorios, ni vuestro oro ni poder.

BRUJA 10.– Sois completamente tontos: pagáis muy caro por vuestro dinero.

DIABLO.– Esperábamos la traición. Estaba escrito vuestro ciego destino. Vuestra participación está descontada. Actuaréis hasta el último momento como agentes activos de la puerilidad. Sois los esclavos más obedientes del mundo. Títeres en vuestras propias manos, cruzadas y satisfechas sobre la tripa.

BRUJA 1.– Ni con veneno curamos a esta manada de inservibles, a este hato de incapaces que se autodenominan hombres.

BRUJA 3.– Ni con el elixir de la serpiente.

BRUJA 4.– O el aguijón de escorpio.

BRUJA 5.– Ni con la furia de la tempestad, resucitamos a esta tropa de amorfos.

DIABLO.– (Asombrado-burlón). No le temen a nada porque creen que su seguridad consiste en aparentar saberlo todo y se desplazan a través de un decorado.

BRUJA 1.– Consideran que su mediocridad es virtud y quieren imponerla como norma.

BRUJA 10.– Como la noria siempre llegan al mismo sitio.

BRUJA 6.– Pero no se dan cuenta.

BRUJA 9.– Si se lo dices te quieren matar.

BRUJA 6.– E inexorablemente tratan de llevarlo a cabo.

BRUJA 10.– Pues no pueden sino destruir a lo que ven como enemigo.

BRUJA 6.– Y es enemigo todo aquello que no comprenden.

DIABLO.– Y no pueden comprender lo que niegan. Por eso solamente admiten el bien. Y el bien indefectiblemente son sus intereses personales.

BRUJA 8.– (Con voz dolorida). Me enseñasteis el vicio y el error.

BRUJA 6.– Aniquilasteis las tradiciones antiguas.

BRUJA 4.– Exterminasteis a nuestra generación.

BRUJA 1.– Habéis contaminado al mundo entero.

BRUJA 3.– Si Jesús viviera actualmente y dijera e hiciera las cosas que narra el Evangelio diríais que no es cristiano.

DIABLO.– Os andáis preguntando todo el tiempo si lo que hacéis está bien o mal. Si sois buenos o malos. ¡Como si fueseis tan importantes! Os torturáis mentalmente para nada. Invierto vuestro discuros y va de retro.

BRUJA 7.– Y os sentís soberbios con la posesión de vuestra pretendida verdad, y vanidosos por la justicia de vuestras acciones, que por ser tales, vuestro supuesto dios, cambiante y oficialista, inmediatamente legaliza y certifica.

DIABLO.– Esa es también vuestra ciencia y vuestra religión. Una suma de burdas e inmensas minucias a las que se idolatra. Pretendéis ser un fin y no un medio. ¡Arrojo mi tempestad sobre vuestro rostro!

BRUJA 5.– Vosotros decís que vuestro amo es distinto al nuestro. (Enfática). Tenéis toda la razón. Nuestro Señor nada tiene que ver con el vuestro.

BRUJA 3.– ¡Simuladores. Nos condenáis y en secreto copiáis nuestras recetas para libraros de vuestros males, consultándonos acerca de vuestras aflicciones! (Chiflidos reprobatorios).

BRUJA 4.– No toleráis que vuestros chismes y manejos, vuestros celos y envidias, no hagan mella en nosotros. Nos odiáis porque enfrentamos lo que vosotros rehuís.

BRUJA 1.– A ustedes les importa más su iglesia y partido que el dios al que decís adorar.

BRUJA 9.– La Teología es más que la palabra del Hijo del hombre.

BRUJA 2.– El éxito más que la verdad.

BRUJA 10.– Miserables y ahorristas de corazón, sois tan corruptos que todo lo que os parece malo ha de ser bueno para nosotros.

BRUJA 7.– Porque lo que es el bien para vosotros es el mal para nos.

BRUJA 6.– Y negamos la negación de la verdad y del ser.

BRUJA 5.– Maldecimos vuestro engañoso buen decir.

BRUJA 8.– Maldito vuestro bien que identificáis siempre finalmente con el dinero y el poder.

DIABLO.– Con mi arte maldigo vuestra fuerza que sólo se apoya en el egoísmo y en la violencia.

BRUJA 3.– Y en la demencia de vuestros sueños destructivos.

BRUJA 6.– Ya no miráis a las cosas sino para calcular lo que podéis obtener de ellas.

BRUJA 2.– Y no sois lerdos en saquear y juzgar.

DIABLO.– ¡Gritad más fuerte, hermanas, estos ilusos quieren irse a la tumba perfectamente sanos! ¿O acaso pensáis que al final no tendréis que entregar vuestro equipo?

BRUJA 1.– (Fingiendo). Tememos la excomunión.

BRUJA 7.– (Igual). Si no acatas su autoridad no se os puede enterrar en campo santo.

BRUJA 8.– (Igual). No te dejan recibir jamás ningún sacramento.

BRUJA 6.– (Concluyente). Te condenan a la muerte civil, a la cárcel espiritual perpetua, si no piensas lo que a ellos en ese momento les conviene.

DIABLO.– El único mandamiento es no mandar. Al revés, vosotros esparcís la ignorancia entre las pobres gentes, para poder sojuzgarlas con la superstición. Habéis entrevisto el mal sólo para asumir el papel de los buenos. El temor a vuestros sucios fantasmas os ha llevado a imaginar ese mal y simultáneamente a negarlo. Queremos asumir vuestras horribles fantasías y destruiros con ellas.

BRUJA 5.– No quedará uno de ustedes.

BRUJA 1.– Contados están vuestros días, como los pelos de vuestras cabezas.

BRUJA 4.– Lo veréis en vuestra generación.

BRUJA 7.– Robáis en pueblos y aldeas.

DIABLO.– Si está claro que vuestra moral es hipócrita, está igualmente claro que lo que llamáis verdad ha de ser sinónimo de inmoralidad. Bendito lo que llamáis inmoral si esa resulta ser la verdad que nos justifica y por la que damos la vida. Por otro lado, las chicas y yo no trabajamos. Odiamos los esfuerzos innecesarios. Vivimos de arriba.

BRUJA 4.– (Lánguida). Sólo cabalgamos en el viento.

BRUJA 1.– (Animada). Ejecutamos saltos prodigiosos.

BRUJA 3.– (Misteriosa). Aparecemos y desaparecemos.

DIABLO.– (Espectacular). Brillamos con todas las luces.

BRUJA 6.– (Chismosa). Nos codeamos con nuestras hermanas las hadas.

BRUJA 7.– (Objetiva). Estamos en todas partes.

BRUJA 1.– (A uno del público. Amenazante). Viviré siempre detrás de tus párpados...

DIABLO.– Cuando tenga tiempo vigilaré con ella tus sueños. Uno de estos días me instalaré en lo más hondo de tu corazón, al que no sangraré. Me contentaré con registrar tu completo derrumbe, asistiré por primera vez al asombroso espectáculo de la nada absoluta. (Rotundo). Soy el testigo mudo del mal. El andrógino: el ambidextro que al mismo tiempo disuelvo y coagulo. Soy el Vulcano cojo de las entrañas de la tierra. Mi poder es el fuego. Manejo las combustiones. La lenta corrupción y podredumbre general, que os involucran.

BRUJA 3.– Amo la caricia del viento.

BRUJA 4.– Percibid el mandato del trueno.

BRUJA 3.– La descarga de rayos y centellas.

BRUJA 7.– La fecundación de la lluvia.

BRUJA 6.– Y la calma que sigue en el cuerpo de la tierra.

DIABLO.– (Volviéndose al público). Comulguemos bajo las dos especies. Del macho y de la hembra, del esperma y del menstruo. Tenéis un problema teológico contra nosotros que os impide ver nuestra sacralidad. Los excrementos son el símbolo de las transformaciones. Sin paso por el infierno no se hace el camino del cielo.

BRUJA 10.– (Confidencial, al público). El diablo, tal cual vosotros lo veis, nauseabundo y patán, es una novedad de vuestra teología. Este personaje es un invento vuestro.

BRUJA 1.– En verdad nuestro bello señor habita el centro de la tierra y desde allí promueve las artes y las sublevaciones.

BRUJA 8.– (Al público). Pero vosotros le teméis, y por eso le deseáis destruir, y reflejáis en él todo lo que odiáis en vosotros.

BRUJA 2.– Y lo imagináis ridículo y repugnante, porque os estáis proyectando, sin saberlo, en vuestro propio espejo.

BRUJA 1.– Lo veis así porque no le conocéis. Y porque no le conocéis es que no le podéis amar como nosotras...

BRUJA 8.– ...que lo reconocemos como el padrillo, el íncubo de nuestro sueño y lecho.

BRUJA 1.– Con el que compartimos la oscuridad de la inconsciencia.

BRUJA 2.– (Doctoral). Hay personas a las que el Diablo condena, y otras para quienes es su salvador.

BRUJA 1.– (Burlona). El hábito no hace al monje.

BRUJA 10.– (Chismosa, chusca). Quien bien anda, mal acaba.

DIABLO.– (Al público). Soy un cuarto vacío, un espejo de vuestra inconcebible tontera y la perdición de vuestra puerilidad. En vez de aprovecharos de mí, como está escrito en el libro de la vida, y de gozaros conmigo, y aceptarme en mi temible grandeza, habéis decidido entablar una lucha siempre sorda con mi imagen versátil. Habéis de saber que al odiar lo que odiáis os identificáis con ello.

BRUJA 7.– ¡Y no podéis volar!

BRUJA 6.– El aire no os delinea los contornos.

BRUJA 4.– Ni el gran viento os arrastra en su furioso ascenso.

BRUJA 7.– (Confidencial). Así es que le teméis a la oscuridad.

BRUJA 4.– A la auténtica soledad.

BRUJA 7.– Porque os han enseñado a tenerle asco a las entrañas de la tierra.

DIABLO.– Resulta increíble que queráis llevar a la hoguera a quienes han hecho de su vida un sacrificio y una entrega total a la llama del amor y a los éxtasis y goces de la sublime y fogosa belleza. (Burlón). No sabéis hasta qué punto vuestra pretensión es un símbolo. Y creéis ser jueces llenos de autoridad, cuando en verdad sois agentes míos. Unos pobres diablos que no sabéis para quién trabajáis. Vuestros cortos alcances nada han podido averiguar sobre la trama y urdimbre del mundo y el auténtico poder al que obedecen todas las cosas.

BRUJA 6.– (Al público). ¿Porqué os tiembla la papada?

BRUJA 1.– (Igual). ¿Porqué sudáis tan frío, hermano?

BRUJA 7.– (Igual). Vuestros hipos y gruñidos más parecen estertores.

BRUJA 1.– (Ingenua y con voz dulce). ¿Porqué aparentáis estar tan enfadados?

BRUJA 6.– (Sincera, confidencial). Nosotras creemos en el mal.

BRUJA 8.– (Al público, patética). ¡Cómo no creer en él si os estamos viendo!

BRUJA 7.– ¡Cumplid pues vuestra misión providencial! ¡Os tomaremos como lo que en verdad sois; instrumentos de nuestro Amo!

BRUJA 3.– Pero no pretendáis tener razón ni ser otra cosa que los ejecutores del mandato invisible.

DIABLO.– Os decís científicos y grandes experimentadores y apenas si sabéis lo que pasa a unos pocos kilómetros debajo del suelo. Señal, sin duda, del miedo que tenéis a mis territorios. Allí dentro hay árboles, y astros y mundos pequeñitos. Todo es vida en el interior de la montaña. Allí habita Hefesto. (Con otro tono). Aunque es sabido que no hay existencia más dura que la de la piedra. (Ríe estruendosamente).

BRUJA 3.– Nos detestáis porque subimos muy alto y conocemos a los espíritus de la tierra y de la noche.

BRUJA 9.– Sabed que también damos la cara por vosotros, porque al fin y al cabo sois humanos, pertenecéis a nuestra especie.

BRUJA 7.– ¡Reclamo la sutileza de la araña!

BRUJA 5.– ¡Suplico la belleza del escarabajo!

BRUJA 4.– ¡Exijo lo rotundo del sapo!

DIABLO.– (Ubicándose nuevamente en la posición central, comienza a oficiar con gravedad y con ademanes rituales sobre el cuerpo desnuedo de la bruja virgen que se inicia en los misterios. El Diablo después de unos instantes de ceremonia se dirige a ella en voz alta).
Venir, hermanas, acercaos. Vosotras aún no estáis experimentadas, todavía no sabéis lo que es esto. Sabed que estáis siendo iniciadas en el rito de la vida y la sexualidad. Os arrebatamos de vuestra madre porque ésta que conoceréis ahora es vuestra verdadera matriz. Y este soy yo, vuestro auténtico padre y esposo, Cacodemon, el Gran Hierofante.
(El Diablo se aproxima a la doncella y se apaga la luz. Luego, se produce una gran calma, y de una luz apenas existente se va pasando a iluminar toda la escena. Las otras brujas se han ido acercando poco a poco hacia él, que ocupa el centro, y se arrodillan junto con la doncella desnuda frente a él; momento de gran expectativa y solemnidad).

BRUJA 7.– Nuestro amo eres tú, el falo primordial.

BRUJA 4.– El esperma del mar y la nube.

BRUJA 6.– La potencia siempre renovada, y el acto continuamente virgen.

BRUJA 3.– Más nos vale sacralizar tu cola.

BRUJA 5.– O tu sombra.

BRUJA 1.– Que toda la estúpida gloria de este triste mundo.

BRUJA 9.– (acercándose e hincándose, besa su cola con solemnidad). Beso con unción esta sagrada cola.

BRUJA 11.– (Haciendo lo mismo). Imprimo mi ósculo de paz en esta tierra pura.

BRUJA 2.– (Haciendo lo mismo). Sello mi compromiso con este acto ritual.

(Las brujas se ponen de pie y hacen el juramento con el brazo en alto hacia el diablo).

DIABLO.– ¡Estáis juramentadas!

TODAS.– (A coro, alzando el brazo y jurando). ¡Juramentadas!

(Lentamente se van apagando las luces hasta la oscuridad total).

FIN DEL PRIMER ACTO.


MÚSICA.



SEGUNDO ACTO.

(Abre con el escenario a oscuras. Poco a poco se van notando algunos movimientos. Se intenta encender, y se logra, un pequeño fuego. En todo este acto los movimientos y palabras son efectuados un poco más lentos, reposados, maduros. El público que presenciaba el aquelarre se ha retirado. La acción transcurre tres horas después del acto anterior).

BRUJA 1.– (Con voz adormilada). Hermanas, hermanas, debemos despertar... Nos están llamando, prendamos el fuego. (Alarmada). ¡Despertemos, hermanas, nuestro hermano mayor nos ordenó velar!

BRUJA 4.– (Con calma). No estoy dormida, hermana, sólo meditando.

BRUJA 8.– (Despertando). ¿Que qué? ¿Que qué?

BRUJA 6.– Levantémonos, hermanas, cumplamos nuestras tareas.

BRUJA 11.– El amo vendrá antes del amanecer.

BRUJA 6.– Y nos dejó encomendados nuestros deberes. (A otra bruja). Ven, ayúdame con el caldero y las antorchas, que no tardará en aparecer nuestro señor.

(Se aviva el fuego y se coloca sobre él un caldero, que a poco rato comenzará a bullir. Se encienden cuatro antorchas en los puntos cardinales).

BRUJA 10.– Fijémonos que no haya ningún indiscreto por las proximidades.

(Observan en las cuatro direcciones; de improviso aparece el Diablo en el centro. Viste ropas europeas finales del siglo XVI, principio del XVII, usa un corto espadín y una pequeña coraza de cuero que le cubre las bragas y su cola que no puede disimular).

BRUJA 9.– (Asombrada). ¡Bendito seas, por dónde has aparecido!

BRUJA 11.– (Afanosa). Comenzábamos a trabajar, luego de reponer un poco de energías...

DIABLO.– (Enérgico). Velad, hermanas, velad, ya os lo dije, debéis estar perpetuamente despiertas, porque si no seréis devoradas por el gran letargo colectivo. Mirad por vosotras. Ya sabéis lo que son nuestros deleites y os digo que es cien veces mejor aquello que os aguarda. (Cambiando tono y gesto). Y ahora, aprended vuestras recetas y pociones, conoced palmo a palmo el mapa invisible, la geografía del otro mundo, incursionad en la Ciudad Celeste. Ensayad vuestros sortilegios y encantamientos y sobre todo estudiad minuciosamente y sin desmayo los antiguos textos de la ciencia y los símbolos de la naturaleza y los de vuestra propia vida, donde podréis leer como en un libro abierto, si vuestra actitud es la adecuada.

BRUJA 5.– (Reflexiva). Sabemos de qué nos hablas.

BRUJA 3.– (Enérgica). ¡Porque ardimos en la hoguera de la pasión...!

BRUJA 2.– (Más dulce). Para ser templadas por la flama dorada del amor.

BRUJA 8.– Y poder devolver lo rescatado.

BRUJA 6.– Cuando la mente no puede con la mente y no se comprende en absoluto el para qué son nuestras penas y los hábitos cotidianos en un mundo chato y sin ningún sentido, del que hacemos muy bien en estar desilusionadas...

BRUJA 7.– ...Cuando sentimos que no vale la pena vivir, y nos creemos oprimidas y enjauladas en una cárcel arbitraria e injusta, con la que no nos identificamos...

BRUJA 6.– ...Entonces es cuando Furor puede romper, con la fuerza de un solo golpe, el nudo en que nos debatíamos aprisionadas.

BRUJA 3.– Y cuando la pasión ya no puede con la pasión y nos sume en el caos completo...

BRUJA 1.– ...Sumergiéndonos una vez más en la ignorancia...

BRUJA 3.– (Triunfal). !Es cuando surge Amor! Emanación perfecta que la diosa representa, encarnándose en nosotras...

BRUJA 2.– ...y volviendo a unir, de otra manera, lo que Pasión desató.

BRUJA 1.– Nuestro caldero es nuestro horno alquímico donde se transforma nuestro ser.

BRUJA 10.– En el que se cuece la ciencia de los venenos que, como se sabe, es la misma que aquella de los remedios.

BRUJA 1.– Y como el humo cada vez más sutil y transparente brota de la olla, nos elevamos al país celeste donde está nuestro reino; la perdida ciudad de los inmortales, la que no podrá ser hallada por aquellas que no participan del Sabath.

BRUJA 9.– (Dirigiéndose al Diablo). Y tú, señor, ¿quién eres?

BRUJA 11.– (Importante) ¡Sí, señor, dinos por favor quién eres!

DIABLO.– (Burlón). Soy el espíritu solar de luto. (Reflexivo). Pero soy mucho más que eso, porque soy también todo lo que no es eso. Soy asimismo el ángel de esta puerta, su perro guardián, como igualmente lo fui de la anterior, regida por el espíritu lunar. Mi altar es el fuego: perpetua llama prendida sin arrebato. Fábrica de mundos incesantes que nacen y mueren perpetuamente. Nadie ignora que siempre habrá un fuego encendido sobre la tierra. Y esa es la raíz de los poderes que me han sido otorgados.

BRUJA 5.– Aprueba entonces si es verdad lo que decimos.

BRUJA 6.– Entreabre un poco la puerta cancel.

BRUJA 9.– (Recitando de modo escolar). Primer nivel: poder –o saber– brindarse. La entrega completa. Locura, calenturas y arrebato.

BRUJA 1.– (Igual). Segundo nivel: recibir y ordenarse. Aún quedan impurezas en el fondo del caldero, pero se aprende a sublimarlas conjugando los opuestos.

BRUJA 2.– Se conocen las ciencias y los secretos de los ritmos y los nombres, del número y los ciclos.

BRUJA 6.– (Igual). Tercer nivel: distribuir y devolver. La cocción ya ha sido preparada y han nacido el arco iris y la estrella...

BRUJA 4.– (Susurrando). Como enormes pájaros sobrevolaremos las ciudades...

BRUJA 7.– (Susurrando). De plumas brillantes de aves secretas será nuestra vestimenta.

BRUJA 4.– Un traje bordado de analogías, tachonado de iluminaciones, apasionado de memorias, cuajado de asombros y aventuras y empedrado de tragedias y alegrías. (Cambiando súbitamente el tono y dirigiéndose al Diablo). ¿Qué tal estuvo nuestra lección, maestro?

BRUJA 8.– (Al Diablo de modo infantil). ¡Que hable, que hable el Gran Hierofante!

BRUJA 10.– (Infantil). ¡Sí, sí, que hable nuestro Psicopompo!

DIABLO.– (Pedante). Demonios y santos, arriba y abajo, son conceptos relativos, apenas cuestión de nombres, si se los contempla desde la inmortalidad. Dante y nosotros somos como hermanos. Tal vez la misma cosa. (Arrogante). Y así como en el cielo mandan los amos del cielo, aquí en la tierra mandamos los espíritus de la tierra, (en voz más baja) los que cualquiera puede conocer en su interior. Soy el abismo atómico, el vórtex infinitesimal y el estúpido mundo sólo me relaciona con los genitales. (Confesándose). Soy un Diablo santo, un sabio mono de Dios, un ignorante a sueldo del Espíritu, un ejecutor permanente de órdenes divinas. (Cortante y en tono más bajo). Nótese que tenemos que ser legión dada la profusión de mandatos constantes. (Lloroso y desgraciado). Hoy en día hemos perdido nuestra gracia de antaño, y nos hemos multiplicado de tal manera, y son tales las cosas que nos hace realizar nuestro patrón, en respuesta a los actos y pensamientos de los hombres, claro, que nuestro oficio ha dejado de ser chistoso. (Lloriqueando y cínico). Estas son mis confidencias, hermanas, guardadlas en vuestro corpiño, digo, en vuestro corazón. (Queda un instante pensativo y yendo a tono de enseñanza práctica). Bien, comencemos el trabajo que nos toca ahora. Debemos empezar por el cuadrado mágico de nueve casillas, verdadera síntesis simbólica del cosmos, llamado de Saturno. (Las brujas han sacado unos gruesos libros y papeles y lápiz de entre su equipaje y comienzan a utilizarlos). Numeraremos los casilleros y estableceremos las relaciones posibles de todos los dígitos y el orden y los subórdenes en que ellas se producen. Debemos recordar que estos números corresponden con las letras del alfabeto sagrado, por lo que su estudio abarca la ciencia de todos los nombres, o sea la de todas las cosas. La cosmogonía completa, y el hombre como parte de ella. Un actor imprescindible del drama. La más sorprendente planta del jardín del Paraíso Terrenal. (Hace una pausa).

BRUJA 8.– (Interrumpiendo respetuosamente, con un grueso libro en la mano). Perdón, maestro, pero acabo de encontrar algo aquí que me ha sorprendido...

DIABLO.– Léelo en voz alta.

BRUJA 8.– (A las otras, con entusiasmo). Oíd, oíd esto hermanas, este texto no tiene desperdicio: "Al levantarme de la muerte mato a la muerte que me mata. Resucito los cuerpos que he creado y viviendo en la muerte me destruyo a mí mismo. Si llevo el veneno en la cabeza el remedio se encuentra en mi cola que muerdo con rabia. Cualquiera que quiera morderme debe primero morderse. Si yo lo muerdo la muerte le morderá en la cabeza."

BRUJA 2.– (También leyendo el libreto). "Morder es el remedio de las mordeduras".

BRUJA 9.– ¿Qué dicen de todo esto?

BRUJA 1.– Un compendio de lógica asombrosa.

BRUJA 6.– Que está más cerca de uno que la propia yugular.

BRUJA 10.– Un modelo de relaciones aparentemente imposibles.

BRUJA 3.– Como un tesoro al alcance de la mano.

DIABLO.– Estamos dormidos y tan sólo debemos despertar y encarnar la vida. Dejarnos ir a su ritmo habiendo destruido previamente todo aprendizaje, cualquier interpretación o descripción.

BRUJA 4.– La mitad del mundo se pasa envidiando a la otra mitad.

BRUJA 5.– La casada envidia, tiempo completo, a la soltera, por su libertad.

BRUJA 11.– Y ésta a la casada por su hijos.

BRUJA 6.– Pasamos los días mirando a los otros.

BRUJA 11.– (Pícara) Mientras ellos hacen lo mismo con nosotros.

BRUJA 1.– No bien nos damos cuenta de que no existe nada ni nadie contra quien dirigir nuestro rencor, salvo el fantasma de la propia mente, única culpable candorosa, nos liberamos de entidades con las que hemos jurado pactos internos tan ficticios como innecesarios.

DIABLO.– En la existencia hay negocios en grande y negocios para pequeños. Nosotros vamos por el primer billón festejando nuestra perenne juventud. Distraídos y felices resultamos un tanto extraños al medio, que piensa que nos estamos carcajeando. Si nos reímos es porque no nos queda otro remedio. No hay ninguna mala voluntad. Por el contrario; hay mucha simpatía. Todo nos resulta bien gracioso, curioso y entretenido, como una visita al zoológico.

BRUJA 6.– (Snob). Detesto el satanismo.

BRUJA 8.– (Igual). Nada más chocante que la superstición y el pasatiempo de la idolatría.

BRUJA 3.– Detalle curioso: el becerro incuestionablemente es de oro.

BRUJA 5.– De 18 kilates.

(Cada tanto revuelven el caldero).

DIABLO.– Dinámico, vivaz, ágil, creativo, desenfadado, jamás me he sentido mejor. Nada como el aquelarre para la salud. Fuera de broma: la tempestad de imágenes, el abrir los ojos y hacerlo todo de nuevo, la lenta frescura del atardecer que se prolonga un poco, la blandura de las formas difusas, que a veces se deslizan a la melancolía... (Quejoso) ...Los años no pasan en vano, hermanas.

BRUJA 3.– Se te ve muy bien, casi diabólicamente bien.

BRUJA 1.– No has dejado jamás de ser gracioso.

BRUJA 11.– Estás igual que siempre.

BRUJA 1.– Aún mejor.

DIABLO.– (Pícaro). No es que haya pensado en retirarme...

BRUJA 1.– Te daremos nuestras pociones.

BRUJA 6.– Ensayaremos los sortilegios.

BRUJA 4.– Te ofrecemos el elixir de la vida.

DIABLO.– No hemos perdido el ánimo ni entereza, sino por el contrario, ésta es la época de nuestra producción. En verdad os digo, hermanas, que nos hemos venido preparando para esto. Alabado sea el demiurgo, bendito sea. Hemos hecho santo a más de un abate.

BRUJA 10.– (Sincera). Si pudiéramos callar cuando debemos y hablar en el momento oportuno, todo sería sencillo.

BRUJA 9.– (Melancólica). Si supiéramos cuándo cerrar y cuándo abrir, cuándo contraernos y cuándo expandirnos, estaríamos viviendo al ritmo de la vida.

BRUJA 11.– (Sencilla). Y podríamos entonces sentir toda la fragancia de la rosa. Su pura esencia. El auténtico perfume de la flor.

DIABLO.– Las personas generosas lo son consigo mismas. Dan y se dan. Y al no tener nada, cualquier cosa es suya. Al no poseer pequeñas referencias el universo entero es vuestro, hermanas, por herencia legítima. El sol no se percibe a sí mismo como un propietario.

BRUJA 1.– (Eufórica). ¡Tengo la firma de Kochbiel en el centro de mi vientre!

BRUJA 7.– (Orgullosa). ¡Samael ha estampado su rúbrica en el medio de mi pecho!

BRUJA 5.– (Irónica). Y no se crea que coleccionamos autógrafos.

BRUJA 10.– (Intempestiva, a espectadores). Si vosotros creéis que nos habéis expulsado de vuestro país, la verdad es que os hemos condenado al exilio. Me lo ha dicho Sandonfon.

DIABLO.– (Desfachatado, a espectadores). ¡Quien me ha hecho príncipe en mí se está reconociendo! (Solemne y pausado, a las brujas). El aliento de la bestia ha llegado para vuestra gloria. Finalmente os habéis extinguido. Os han odiado con toda su furia, ante vuestro aparente asombro, que dejó de ser tal cuando vuestra muerte se produjo. Lo más es menos. La muerte es lo mejor. Agradeced a vuestros enemigos que en el plan armónico del Universo son vuestros aliados. Se ha producido lo que siempre pretendisteis guiadas por Amor. La espada que clavasteis la hundisteis en vuestro propio corazón. (Breve silencio). Prosigamos nuestros ritos hermanas, consultad vuestros oráculos. (Las brujas se instalan en un sector) ¿Qué veis en el futuro?

BRUJA 8.– La niebla se va despejando de mi espejo mágico y se forma una imagen clara.

DIABLO.– (Ansioso). ¿Qué es? ¿De qué se trata?

BRUJA 8.– (Compungida). Mucho me temo que se trate de lo que ha aparecido las últimas veces.

DIABLO.– ¡No puede ser! ¡Habla!

BRUJA 8.– (Con voz robótica). Veo un gran dios binario que excluye siempre una posibilidad, que responde siempre en una dirección sin conjugar la oposición de dos energías, el cual es artificial, un ingenio mecánico fabricado por el propio hombre...

BRUJA 2.– ...pero que sin embargo organiza sus negocios, controla su producción y su ocio, y reglamente su propia vida...

DIABLO.– Lo mismo otra vez, ¡esto es el fin! Un monstruo engendrado por el pensamiento mecánico, que a su vez ha nacido del raciocinio lógico, teológico y dogmático de hoy día. Seremos suplantados por juguetes en manos de suicidas. Tiemblo al pensar que nuestra legión será reemplazada por actores sonrientes y profilácticos profesionales. Aunque gracias al demiurgo nada tendremos que ver con esa sucia y flaca tarea. Nuestra función de despertadores habrá terminado y podremos retornar a nuestra morada y recogernos en el descanso. La paz... el fin de la guerra, la paz, sólo al fin...

BRUJA 8.– (Con voz robótica). En mi bola de cristal veo que han terminado por pensar como los artefactos que fabrican.

BRUJA 9.– De los que han copiado sus actuales mecanismos mentales.

BRUJA 2.– Veo también que la gigantesca máquina que es su organización, su cultura, está emitiendo una señal de alarma...

BRUJA 10.– ...pero nadie le hace caso, pues se hallan distraídos, o bien con modorra, o entretenidos en sus contradicciones, entre ellas el gran show de la economía y política mundial.

BRUJA 9.– (Riendo sarcástica. Psándose la bola). Veo también que todo el mundo está encantado y piensa que las cosas van cada vez más rápido y están más simplificadas...

BRUJA 2.– (Mirando atentamente). Me parece, si no estoy equivocada, que utilizan las leyes de la manifestación para destruirla, creyendo que de ese modo se labran un futuro, se hacen una situación, un camino en la vida...

BRUJA 6.– (Distraída). En verdad ninguno de ellos es personalmente culpable...

BRUJA 11.– (Sencilla). Simplemente encarnan determinadas energías. Constituyen una entidad.

BRUJA 7.– (Honesta). En el fondo no saben lo que hacen.

BRUJA 3.– (Horrorizada). Y hasta hablan de un holocausto general, como tema de actualidad, sin intentar comprender claramente lo que significan sus propias palabras.

BRUJA 2.– Y asimismo veo el triste fin de nuestra grandeza.

BRUJA 9.– (Al demonio). Tú serás encarnado por seres intrascendentes de mentalidad burocrática y nosotras por esposas manipuladoras, o abnegadas amas de casa.

DIABLO.– (Afligido). Todo eso es el fin... (A bruja 1). ¿Y tú?, ¿Qué dice tu oráculo? ¿Ves alguna cosa diferente?

BRUJA 1.– (Profética). Veo un mundo envejecido y árboles canosos y un musgo que todo lo va cubriendo y una temperatura que sube, y un caldo que bulle y un rayo radiante que pone fin a toda la función.

DIABLO.– (Esperanzado). Seguramente será ficticio. Un truco más del viejo prestidigitador. Uno de sus estados de ánimo.

BRUJA 1.– (Lúgubre). Asistirá el elenco completo. Nadie faltará a la cita. Cada cual estará representando el papel que eligió para vivir y estará pensando lo que decidió pensar. (Agitada). Miren, ahí estamos nosotros en primera fila...

DIABLO.– (Afligido). ¿Y no podremos hacer nada ante tamaña hecatombe?

BRUJA 11.– Nunca más de lo que haces.

BRUJA 9.– Pero no debes entristecerte. Has cumplido fielmente tu misión aunque tu papel no será comprendido.

BRUJA 5.– Esa gente no está capacitada para ello.

BRUJA 6.– Inevitablemente provocarás equívocos.

BRUJA 4.– Nosotras te amamos. Te debemos la vida.

BRUJA 1.– (Al Diablo). Las plantas de la tierra se han conjugado en un solo árbol, que eres tú, que das la vida sin hacer preguntas, tan levemente que casi no se nota.

BRUJA 9.– (Al Diablo). Como una trama tan extremadamente delicada que nos sume en el vértigo y simplemente te impones como la única realidad posible.

BRUJA 1.– (Inquisitiva). Pero en verdad ¿Quién eres?

BRUJA 10.– (Igual). Sí. ¿Quién eres?

TODAS.– (Igual). Sí. ¿Quién eres?

DIABLO.– Les confiaré mi último y más preciado secreto; soy un problema, ya lo veis. En el gran teatro del mundo yo no soy nadie, no existo en verdad, aunque soy capaz de tomar todas las formas. ¡Vaya sorpresa! "Dorsa Tanem non habemus". Los diablos no tenemos trasero. Y si no tengo trasero ¿quién soy en verdad? mi existencia constituye pues, el problema de la identidad. Pero igualmente el comienzo de una grandiosa sinfonía, la página en blanco en la que podéis empezar cualquier historia...

(Poema final).

BRUJA 4.– Somos viento.

BRUJA 3.– Y luz.

BRUJA 6.– Y la sustancia del pensamiento.

BRUJA 2.– Viento y luz y la sustancia del pensamiento.

BRUJA 7.– Somos número y armonía.

BRUJA 4.– Somos la idea.

BRUJA 8.– Y el símbolo que la refleja.

BRUJA 1.– Viento y luz. Viento, luz y la armonía de la idea.

BRUJA 9.– El número y el símbolo que lo expresa.

BRUJA 11.– Viento.

BRUJA 10.– Y luz.

BRUJA 5.– Y voz.

BRUJA 3.– Secreto.

BRUJA 6.– Libre, la idea. Y el símbolo que la expresa.


CAE TELÓN.
*
*   *
Home Page